miércoles, 26 de octubre de 2016

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 27 DE OCTUBRE, ESTA SEMANA NOS CONVOCA EL AMIGO PEDRO PABLO DESDE SU BLOG AL FINAL DE LA NOCHE.....MI ESCONDITE FAVORITO

UNA PUERTA EN LA OSCURIDAD


                        

Intento recordar el momento en el que llegue a este lugar, suele ocurrirme que me pierdo en la ranura que se abre justo cuando comienzo a atravesar un sueño.



 Siento una humedad que atraviesa hasta mis huesos, un olor mezcla de verdura hervida junto con podredumbre. Y allí estoy yo intentando vislumbrar un pequeño rayo de luz en aquel lugar lúgubre, mientras mis ojos se van acostumbrando a la oscuridad. 


Por la estrecha calle se van entrecruzando pequeños callejones. A mi derecha una puerta de madera oscura y de fuerte consistencia, se muestra ante mi entreabierta, el marco que la envuelve también es de madera recia. Me paro ante ella y vislumbro un pequeño claro de luz,  dudo si entrar o no, mi decisión se acelera cuando logro ver a un grupo de ratas famélicas que corren acercándose a mí.


TRAS LA PUERTA

Mi entrada rápida parece no haber roto la cotidianidad de la estancia, esta se mantiene en semi penumbra iluminada por la pequeña llama de un quinqué que da pequeños toques de luz a otras puertas de alrededor.



-       - Ya poca cosa puedo hacer – la frase sale a través de una máscara en forma de pico. El personaje que la porta no deja de aterrorizarme, va vestido con una túnica de tela gruesa encerada y cubre su cara con dicha mascara.

Susurros, lamentos y llantos, tras la puerta de alguna de las habitaciones se escuchan rezos.

-      - Doctor – es una voz entrecortada – venga aquí, es Annie, mi pequeña.

Como parece que paso desapercibida, me acerco al tétrico personaje y lo sigo hasta una pequeña cuadricula que hace de dormitorio. Lo siento aspirar fuerte y en ese instante compruebo que el único lugar donde el olor es aguantable es a su alrededor. El doctor de la máscara de pico exhala fragancias de hierbas y especies.
Un pequeño colchón en el suelo acoge a varios pequeños, la mayoría muestran sus ganglios supurantes e inflamados, en el centro la más pequeña esta agonizando.

-       Mi muñeca – escucho, como en un suspiro – quiero mi muñeca…….

Solicita se acerca la mano de quien parece la madre, en la otra mano sostiene un montoncito de paja envuelto en un vasto trozo de lana. El rostro de la niña se ilumina y muere en un suspiro antes de poder coger su preciado juguete.

Mi corazón se encoje escuchando los gritos de impotencia de la madre.

-       -Porque Dios mío, porque te la llevas, si es lo único bello que tengo en mi vida…..

Justo en ese momento entran diez o doce hombres en la estancia.

-       -No hemos podido hacer nada – oigo decir – han tapiado todo el close[1], dicen que no quieren que la peste se extienda por la ciudad…….

-       -Pero aquí encerrados, vamos a morir todos como ratas……

Gritos de dolor, llantos de impotencia, rezos a un Dios que frecuentemente parece olvidarse de los más pobres.




-       Mi muñeca, quiero mi muñeca……-

Un grito en la oscuridad, una voz que se repetirá durante siglos en la penumbra de Mary King´s Close, el laberinto de las calles tapiadas que resuman el hedor de la muerte bajo la Royal Mile.


Cuando por fin logro atravesar la puerta y salir me encuentro con este paisaje……







[1] Serie de callejuelas situadas en lo más profundo del centro de Edimburgo, el lugar donde vivian los más pobres, a mayor pobreza se vivía a una mayor profundidad tierra abajo.

19 comentarios:

  1. Leerte a tí es muy estimulante. Pero hay que tener tiempo.Te reservo para mañama. Buneas noches!

    ResponderEliminar
  2. Recortar las imágenes ha sido un truco de efecto genial, luego nos metes en tu sueño y ya nos quedamos dentro, un abreazo

    ResponderEliminar
  3. Aterradora noche ... miedo ,temor enfermedad , relato idóneo para una noche de terror , gracias por tu relato y preciosas imágenes. Un abrazo .

    ResponderEliminar
  4. http://campivampi.blogspot.com.es/ os dejo mi relato un saludo y muchas gracias .

    ResponderEliminar
  5. Tú siempre acaparas toda mi atención cuando entro a tu blog...Siempre me voy con algo lindo..o nuevo...o interesante ..o ..hasta tan emotivo que me haces llorar con tu sensibilidad..Esta vez me has llevado de paseo a lugares lejanos tanto en kilometros como en el tiempo...y lo he disfrutado a pesar de lo tragico del tema...besossss

    ResponderEliminar
  6. Ese final donde nos llevas de luces y claridades,es en contrapunto perfecto para tu lúgubre y aterrador relato.
    Perfecto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Molí: Te he leido con detenimiento, y tu naración aunque terrorífica y aterradora esta muy bien pensada y mejor escrita. ¿No sera la proximidad del dia de las ánimas la que te ha inspirado? Sea como fuere e salido de aquel agujero feliz por volver a respirar aire puro. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  8. Al principio me sentí dentro de la obra de Espronceda, el estudiante de Salamanca, en la que las calles se deforman a medida que camina Félix de Montemar. Luego, la puerta y su interior, un ambiente muy angustioso. Sinceramente, has revivido un lugar muy mágico y lo has sabido transmitir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un relato dramático y trepidante, poco a poco entramos en tu sueño. Tiempos malos sobre todo para los pobres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Quede atrapada con tu narración, me guió paso a paso por ese lugar siniestro, abatido por esas plagas que arrasaron sin misericordia a tantas almas. Magnifico relato!
    Beso

    ResponderEliminar
  11. Un relato fantástico, donde he podido respirar esos olores y sentir el terror de aquel lugar. Menos mal que al final nos has dado el regalo de salir de allí hacia la luz. Muchas gracias Molí por participar en mi primera convocatoria juevera

    ResponderEliminar
  12. Una muy buena historia en un tétrico lugar, que leyendo me los he imaginado muy dramático

    ResponderEliminar
  13. Uff, un montaje terrorífico y bien planteado.Me ha llamado la atención tus notas de Edimburgo, cuanto más pobres más abajo vivían. En el Titanic, los que murieron antes eran los que pagaron un camarote más barato. Como se ceban con los pobres :(

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Qué buen relato!! ...y ese final me encantó, lo hace real.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¡que concepto tan errado de como debe ser una ciudad y vivir en ella! particularmente si pensamos en otras culturas y los debates que hoy se dan
    Me ha parecido muy interesante e intenso el relato que encontré tras esa puerta, que nos lleva de tu mano a adentrarnos al corazón de la ciudad y nos pone frente a un pequeño gran drama de la humanidad
    Beso

    ResponderEliminar
  16. Es triste pero es una leyenda muy marcada en los vecinos de Edimburgo. Realmente sucedió que murieran tapiados ya que no debieron pensar mejor cosa que cerrar esa parte de la ciudad para evitar el contagio al resto.

    La historia de la nena... pues ahí queda... real o no, con fundamento histórico o no, pero dicen que se pueden oír todavía los lamentos de la pequeña Annie por no tener su muñeca. Muchos niños murieron se llamaran Annie o Perla.

    Se hicieron tantas cosas más que aún hoy podríamos lamentarnos.

    Precioso relato, la verdad.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay que tengo el corazón encogido! Lúgubre tu relato pero magnifico.Has conseguido meternos en la historia por esa puerta que atraviesas en sueños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Qué historia más buena de tan solo un hilo...estremecedora. Cuando estuve por Edimburgo no fuimos por ahí...lo que tiene ir con niño...
    Abrazos

    ResponderEliminar