Páginas

miércoles, 19 de octubre de 2016

Esta semana intento que mi escrito cubra dos convocatorias. PALABRAS DE SINDEL, nos propone la palabra: HUMANIDAD. A la ves, este jueves nos convoca la amiga CHARO desde su blog ¿QUIERES QUE TE CUENTE? su propuesta es: 


¿QUE HACE ESTO AQUÍ? 

¿QUE HACE ESTO AQUÍ?

CUANDO TENDRÍA QUE ESTAR AQUÍ

Me miras desde un anuncio que en algún momento pudo hacerme gracia, pero ahora no, ahora se el precio que pagaste para que algún humano caprichoso pueda comprarte como mascota.

El manto oscuro de la noche protege el sueño de los chimpancés en la sabana africana, la música suave del viento canta su canción de cuna a los más pequeños. En segundos, la paz se interrumpe y destrozando todo lo que encuentran a su paso entran los furtivos. Tiros, gritos, saltos, horror…..el pequeño chimpancé se aferra al cuerpo de su madre con fuerza, apenas se ha dado cuenta de que esta yace ya muerta.

Los cuerpos de los chimpancés son metidos en sacos, los pequeños vivos dormirán durante horas interminables junto al cuerpo sin vida de sus madres, este será el gran trauma que marcara para siempre sus vidas. La sabana quedará atrás para siempre más, una leve chispa en sus recuerdos con olor a libertad.

De las cacerías de chimpancés, lo más valioso serán las crías, el bien más cotizado por muchos humanos, cruzaran en grupo las fronteras, no todos tendrán la suerte de sobreponerse a los traumas y llegar con el fin de satisfacer los deseos de una parte de la humanidad que nunca estará satisfecha, que siempre deseará alguna cosa más……

Bebes chimpancés vendidos como mascotas serán tratados como niños mimados, serán la gracia de la familia y su objetivo será hacer monerías…..hasta que crezca y su fuerza se multiplique por diez, entonces ya no hará tanta gracia, apartado de la familia vivirá años encogido en una pequeña jaula, sin cariño, sin consuelo, para auto complacerse se irá comiendo sus propios dedos.

NO NOS ENGAÑEMOS, ESTA NO ES LA SONRISA DE UN CHIMPANCÉ

EL ROSTRO FELIZ DE UN CHIMPANCÉ ES ESTE.

Bebes chimpancés serán amaestrados para hacer las delicias de pequeños y mayores en anuncios de televisión, películas de cine y circos de maravillas. Pero amaestrar no es como dijo El Principito crear lazos. Amaestrar es doblegar ante el maltrato y el terror, así el chimpancé que se muestra sonriente, está mostrando su miedo y a más sonrisa más miedo y esos grititos que nos parecen tan simpáticos son gritos de terror.

Un chimpancé lucirá como estrella solo unos cuatro o cinco años, después crecerá y su destino será una jaula cerrada durante años hasta que muera o tenga la suerte de que alguien lo rescate.



* El pasado fin de semana, como regalo de cumpleaños de dos de mis nietos, realizamos una visita a la FUNDACIÓ MONA,un centro de recuperación de primates.Mi escrito de esta semana, está basado en hechos reales, en la vida de los 17 chimpancés allí acogidos y que nunca podran ser devueltos a su hogar inicial: la sabana africana, ya que la mano del hombre intentando humanizarlos a su capricho hace que no puedan sobrevivir en su habitad natural. Cincuenta chimpancés están en lista de espera y esperando ser rescatados con el fin de se les pueda dar una vida más digna y acorde con los de su especie. 


20 comentarios:

  1. POr acá, se iniciaron algunas acciones judiciales para trasladar a una oranguntan, de un zoológico a una reserva natural. El fundamento era que se trataba de una persona no humana, con derechos similares que los humanos, como el de ser libre.
    No sé que quedó eso.
    Bien planteado, muy acorde al tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las autoridades hacen lo que pueden para evitar que se capturen y se vendan sin control, lo mismo con los simpáticos monitos, como con otros animales que tambien merecen libertad, lo mismo que con la trata de niñas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué horror! Me he quedado helada leyendo tu texto, sé que sucede pero leerlo directamente me ha dolido más. A veces me pregunto donde ha quedado nuestra humanidad? Qué nos ha pasado, para cometer semejantes actos de vejación contra la naturaleza.
    Gracias por sumarte, un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Uno de los grandes males del mundo que es el mismo ser humano. Tan lindos que se ven los animalitos en su habitat natural <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. A veces un se hace cruces de hasta donde puede llegar la humanidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ya sé que no será "políticamente correcto" lo que voy a decir, pero no solo se les acaba su libertad a los bebés chimpancés, también a otros muchos animales, por esa moderno y antinatural costumbre de las mascotas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues la verdad es que me he quedado de piedra con tu relato, no me había parado a pensar en ello, pero es una realidad verdaderamente triste. Lo cierto es que a mí los monitos me encantan, pero claro, por supuesto tienen que estar en libertad en su hábitat natural.
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Interesantísima labor. Y muy bien contada esa historia, desgarradora, de esos bebés chimpancé desnaturalizados por caprichos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que tristeza, estruja el corazón tu relato. Es la violencia que nos va alcanzando a todos como individuos y como sociedad. La crueldad y la avaricia no tienen límites en el ser humano, lo ha deshumanizado por completo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado tu historia y la denuncia que la misma encierra. Entiendo que los animales han de vivir en su medio natural. Los caprichos de nosotros los humanos les privamos de ella para nuestra complacencia y divertimento.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu entrada una gran colaboracion a favor de los animales y de su msla utilización por parte del hombre.

    ResponderEliminar
  12. Me ha conmovido mucho tu relato, sobre todo cuando supe eso que cuentas, que hasta llegan a comerse sus propios dedos en cautiverio!
    Tremendo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me gusta el giro que encontraste para contar esta historia conmovedora! POr suerte la sensibilidad de los tiempos ha cambiado y sigue haciéndolo para bien en todo lo que a la naturaleza se refiere

    Abrazo juevero

    ResponderEliminar
  14. Me gusta el giro que encontraste para contar esta historia conmovedora! POr suerte la sensibilidad de los tiempos ha cambiado y sigue haciéndolo para bien en todo lo que a la naturaleza se refiere

    Abrazo juevero

    ResponderEliminar
  15. Muy triste pero real como tú bien dices. Una pena que sucedan cosas como estas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cruel, como la vida misma.
    Son más humanos y sufren con más dignidad su suerte que muchos hombres sin corazón.
    Por el afan de conquistar y pseer, pisotean todo lo que se les pone por delante.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  17. una realidad muy cruda que muchos saben pero pocos quieren reconocer o ver, pues me da mucha tristeza y pena en ese rasgo de " humanidad " que posiblemente creemos tener pero en realidad no es así

    ResponderEliminar
  18. El afán de tener lo que el otro no posee, por el mero hecho de destacar y presumir, nos lleva a cometer muchas barbaridades.
    Es muy triste que te separen de tu entorno por puro capricho.
    Tus letras invitan a la reflexión.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles
    ¡Preciosa música!

    ResponderEliminar
  19. Tu forma de llevar este relato me ha impactado..justamente cuadra con el titulo de que hacen aqui ciertas cosas o animales...Que brutaldad lo que hacen algunos humanos al tratar a estos y otros seres de esta manera alejandolos de su lugar...sera que algun dia todo se revierta como en la pelicula de simios y terminemos siendo nosotros los capturados??...
    Muy buen relato...te felicito por este aporte ..besoss

    ResponderEliminar
  20. Ay... madre mía. Me he quedado helada. Ojalá que pronto a esos 17 monitos les lleven a su hogar natural y que puedan sobrevivir en él... .

    Es que madre mía, es una crueldad... .

    Noa

    ResponderEliminar