Páginas

martes, 8 de agosto de 2017

LA FAMILIA TELERIN ORIGINAL: Vamos a la cama

CONVOCATORIA JUEVERA, JUEVES 10 DE AGOSTO LA AMIGA CHARO DESDE SU BLOG ¿QUIERES QUE TE CUENTE? NOS INVITA A HABLAR DE RELOJES.......


EL RELOJ DE LA FAMILIA TELERIN


Ya no le hacía gracia aquella cancioncilla, aquel sonido que hasta una semana antes la atraía como un imán hasta la pantalla grisácea del televisor. Vamos a la cama, que hay que descansar…… una melodía que era el preludio del fin del día porque ni a Puri que estaba a punto de cumplir los nueve años  ni sus dos hermanas mayores de doce y diez contaban con ningún privilegio en eso de quedarse un ratito más ante el luminoso aparato, minutos después, la aparición de los dos rombos daban el pistoletazo de salida hacia sus camas.

Desde hacía algo más de un año, que su único deseo estaba centrado en aquel reloj de juguete, era este un pequeño artilugio mágico el cual tenía el don de mostrar una a una las imagines de cada miembro de la familia Telerín. Toda una vuelta a las manecillas y aparecía Cleo, después Tete y así hasta ver la cara picarona del pequeño Cuquin.

-         - Anda mama cómpramelo…..- decía después de un buen rato embobada ante el quiosco del señor Manolo.

-         -Que ya te he dicho que no .- respondía su madre con una pose que no dejaba lugar a dudas de dejarse convencer.

-        -  Anda, si Anita tiene uno……

-       -   Si pero Anita solo tiene un hermano y vosotros ya sois ocho. 

Esa era una de las cosas que Puri no lograba comprender, porque en casa de su amiga Anita solo los había visitado dos veces la cigüeña y en su casa no había año que no los visitara.

-         -Desde luego, tu siempre caes de la parra – fue el comentario de Tere su hermana mayor quien parecía saberlo todo.

Todo sucedió como en una pesadilla, Puri se levantó medio dormida siguiendo unos terribles sonidos que salían de la habitación de sus padres. Nunca supo si fue el miedo o la desolación que recorría por su cuerpo ante algo inusual vivido entre el sueño y la vigilia. Cuando abrió la puerta y los vio a los dos desnudos, moviéndose compasadamente y después de forma rápida, cuando vio aquella expresión de placer en sus caras, sintió sin duda que aquello no podía estar bien y que lo que hacían sus padres no podía ser más que un pecado y de los gordos. Cerró la puerta y corrió desesperada a explicarle lo que acababa de ver a su hermana mayor.

Aquella noche comprendió, él porque del malestar continuo de su madre, de sus barrigas infladas o vacías, que los niños no venían en el pico de una cigüeña. Y en su “caída de la parra” sintió la desconfianza, el miedo y  la vergüenza. Ahora sabía que nunca tendría su deseado reloj, porque sus padres no dejarían de pecar y cada vez serían más hermanos. Y con todos estos descubrimientos empezó a odiar a la familia Telerin y la hora en la que a todos los enviaban a dormir, cada día a las nueve de la noche.




* Compañeros y amigos de toda una generación de niños españoles, cada día a las nueve de la noche nos mantenían a todos enganchados al televisor. Después venían las batallas, las películas con dos rombos solo aptas para mayores y el irnos sin rechistar a nuestras camas......

11 comentarios:

  1. Hmm, no estoy muy segura, Molí, pero tengo un vago recuerdo de esos personajes, seguro no estuvieron en mi infancia, pero en algún momento de mi vida supe de ellos.
    ¿Qué decir ...?, dentro de todo, a tu protagonista le fue mejor que a mí, que me enviaban a cama a las seis de la tarde.
    Bueno, las cosas deberían fluir de forma natural para los pequeños, no en algo tan dramático y traumático, pero no es tan importante como lo es en cómo lo resuelves.
    Excelente relato, Molí, un beso

    ResponderEliminar
  2. Vaya, ese reloj le estropeó la niñez. Un precio alto por no conformarse sin él. Si es que ese programa era la excusa perfecta para los padres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que al final tendría el reloj...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una experiencia nada sencilla de digerir la que tuvo que pasar la pobre. Es comprensible que se haya sentido totalmente desconcertada al descubrir la verdad del tema de la cigüeña 😊 .un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo perfectamente de la familia Telerín y de los dos rombos. Es una pena que nunca pudieran comprarle ese reloj, aunque la idea que se le quedó en la cabeza a la niña de que sus padres pecaban por tener relaciones sexuales no me parece que le hiciera mucho bien en el futuro.Si en aquellos tiempos sus padres hubieran conocido y utilizado algún método anticonceptivo,seguro que le hubieran podido comprar el reloj.
    Una excelente historia.
    Muchas gracias por participar!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. cuanto me acuerdo de verlos, eran una monada.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Ya dicen que la curiosidad mató al gato, o a la inocencia.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Y quien no conoce a la familia Telerin? Si hasta los niños de ahora también los conocen, imposible olvidarnos de ellos que marcaron unos años con su despedida del dia.

    Que pena que no tuviera su reloj.

    Me ha encantado tu entrada MOLI.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  9. Los estragos de la mentalidad procreativa de tiempos pasados que definía a la mujer por su papel de procreadora y al hombre como semental.
    Bien narrado desde el punto de vista de una hija.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que también los recuerdo o su mención.
    Vaya descubrimiento, un poco traumático.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  11. El reloj te ha permitido contar lo verdaderamente interesante de esta historia, el descubrimiento de un engaño, el ver a los padres haciendo algo que en aquel tiempo se consideraba pecaminoso a causa de las siempre erróneas ideas religiosas que imperaban. Yo te confieso que una tarde de siesta oí ruidos en la habitación que usábamos como comedor y vi a mis padres jugando desnudos, me retiré rápido porque intuí que era algo privado pero nunca pensé que fuera pecaminoso, para mí, mis padres estaban por encima del mal y solo vi un juego.

    Un beso

    ResponderEliminar