Páginas

jueves, 22 de marzo de 2018

CONVOCATORIA JUEVERA PARA EL JUEVES 22 DE MARZO, CONVOCA LA AMIGA DOROTEA DESDE SU BLOG LAZOS Y RAICES

JUEGOS Y JUGUETES.


JULITA

Julita llegó de un país remoto para mí: Venezuela. Portadora de unos ojos azules donde parecía reflejarse todo aquel mar que había atravesado para llegar hasta mí y de unos rizos rebeldes y una nariz respingona.

Cuando le preguntaba por su largo viaje siempre acababa haciendo pucheros, yo presurosa la mecía aunque mi instinto maternal duraba poco y muchas veces prefería mis correrías en bicicleta por el pueblo.

Me imaginaba a Julita recorriendo el enorme crucero que la trajo a España, los vaivenes del océano y ella arrinconadita y en silencio en el camarote de mi tía. Y aún ahora puedo escuchar a mi tía tranquilizándola, secándole las lágrimas y haciéndole cosquillas hasta conseguir hacerla reír. Y huelo el mar en los rizos de Julita, y le pregunto por mis primos quienes corrían mil y una aventuras en Caracas, mientras yo paseaba por Membrilla con Julita en mis brazos mientras mis amigas me miraban con envidia.


Después de ella hubo algunas más, no tantas como las que suelen tener las niñas de ahora. Pero en las otras no podía oler el mar, ni me explicaban cosas de un país lejano. Yo solo tenía cuatro años cuando mi tía me trajo desde Venezuela a Julita, mi primera muñeca.

9 comentarios:

  1. Una muñeca con ojos color mar, encontrada entre un mar de vides.
    Bello relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ummm qué bonito recuerdo! juguete como tesoro de los de abrazar muy muy fuerte :)
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Que cosita más tierna , fíjate pensé en primer momento que Julita era el peluche en él que estas subida ..pero ya confirmaste que fue tu primera muñeca ..que decirte que es una ternura así no más ..
    Un besote grande y feliz semana .

    ResponderEliminar
  4. Bonito primer recuerdo.
    Beso de muñeco.

    ResponderEliminar
  5. Un juguete llegado de lejos que me has hecho sentir muy cerca. Esa primera muñeca inolvidable, la mía era un bebé cuya calva cubrimos mi hermana y yo con mis propios rizos. Todavía los luce en la vitrina de casa. Gracias por participar y un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  6. A tí y a mí nos marcó en la niñez una muñeca. A tí te hablaba de tus primos y sus vivencias, de tierras lejanas y de su olor a mar.
    Un hermoso relato
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. La de historias que nos habrán contando los muñecos o las muñecas en este caso...una de las cosas malas de crecer es que se pierde "oído" para este tipo de cosas, ¿verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una compañera de juegos muy llamativa para esa época, no todas podían tener una muñeca, fuiste afortunada y aún más, llegada desde tan lejos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la primera muñeca es como el primer amor, nunca se llega a olvidar.
    Un besazo.

    ResponderEliminar